Peliculando | Comunidad de Reviewers | Comunidad de Cine


Mother!

by Charlie

Nuevamente Darren Aronofsky (Requiem for a Dream, Pi, Black Swan) nos presenta una película atrapante y perturbadora de manera eficaz y chocante. Si hay algo que les puedo asegurar, es que nadie salió indiferente de la sala de cine una vez concluidos los 121 minutos de rodaje.

Podríamos dividir esta película en dos partes, una primera mitad con todos los elementos de un atrapante thriller, mientras que la segunda es un increscendo de violencia, ruido y confusión que dejan al espectador un tanto aturdido e intentando de recapitular lo que acaba de ver, para lograr darle algún sentido a los últimos 45 minutos de película. A partir de este momento prendo el SPOILER ALERT.

Con un gran elenco compuesto por Jennifer Lawrence, Javier Bardem, Ed Harris y Michelle Pfeiffer, el director, Darren Aronofsky nos trae su propia versión de la Creación. Si bien como dije anteriormente se nos presenta como un thriller común, de una pareja (Lawrence y Bardem) recluida en una asilada casa cuya tranquilidad es interrumpida por la aparición de un médico (Harris) y su mujer (Pfeiffer), la trama va aumentando en violencia y extrañezas, en donde lentamente el espectador se da cuenta que hay una gran cantidad de simbolismo en todo lo que está sucediendo alrededor de la casa y del personaje mismo de Lawrence.

A lo largo del filme hay dos elementos esenciales que generan el misterio y la puesta en escena. En primer lugar, la ausencia de una banda sonora crea efectivamente tensión en gran parte de la película, que nos alimenta únicamente de sonido ambiente. Por otra, Aronofsky no nos permite ser un espectador omnisciente, sino que seguimos todos los sucesos desde la perspectiva del personaje de Jennifer Lawrence, sea con cámaras por encima de sus hombros, POV o directo a su cara, sabemos sólo parte de la historia y nos enteramos de todos los acontecimientos junto con el personaje. Y hablando de personajes, si notaron que aún no les puse nombre es porque no nos enteramos de éstos hasta los créditos finales!

Una vez que transitamos por la primera parte de la película, presenciando ciertos momentos de tensión y lo que parece el armado de la trama, nos chocamos de frente y de golpe con la segunda parte de la película, en la que vamos a ver las escenas más fuertes y perturbadoras en lo que va del año (y probablemente de la última década), en parte por lo fuera de lugar que parece todo y el escalamiento repentino de crudeza y violencia en los acontecimientos. Desde Adán y Eva, pasando por Caín y Abel, el nacimiento y muerte del hijo del Creador, hasta la huella de destrucción que deja el humano en la tierra, la casa hace de escenario para todos estos sucesos ante la desesperada y sufrida mirada del personaje de Lawrence. Guerra, abuso policial, esclavitud, fanatismo, linchamientos y hasta canibalismo presenciaremos en una seguidilla frenética de fuertes imágenes acompañadas, como ya dije, de un efectivo sonido ambiente.

Una vez terminada la película, no hay nada que puedas dejar pasar por alto para comenzar a reconstruir lo que acabas de ver. Desde el título mismo (Lawrence como la “madre!” naturaleza), hasta la estética de la cartelería en los cines, la relación entre Creador (Bardem) y lo creado y la constante referencia a la Biblia. Debo admitir que no es una película para todo el mundo, pero si hay algo innegable es que Aronofsky nunca pasa desapercibido.

Mención especial para Jennifer Lawrence quien probablemente tenga nuevamente un lugar entre las nominadas a mejor actriz en la próxima edición de los Oscar, ya que logra darle realismo y consistencia al drama, con la cámara siguiéndola constantemente por dos horas de película. Por otra parte no puedo dejar de destacar a Michelle Pfeiffer, que con algunas pocas escenas logra llevarse constantemente las miradas con una presencia única.

Director
Darren Aronofsky
Género
Drama
Año
2017
Origen
USA
Idioma Orignal
Inglés
Puntaje
6/10