Thor Ragnarok

by Charlie

Bienvenidos a los ´80! Taika Waititi nos trae la tercera entrega del ¨standalone” de Thor… y que manera de hacerlo! El director neozelandés decidió dejar el estilo Shakesperiano que venía manejando la línea de las anteriores películas del Dios del Trueno, para traernos una comedia de lo mas ochentosa, colorida e impactante.

Aviso de algunos SPOILERS.

Thor (Chris Hemsworth) se encuentra ocupado poniendo orden en los nueve reinos bajo el cuidado de Asgard, mientras su medio hermano Loki (Tom Hiddleston) reina haciéndose pasar por Odín (Anthony Hopkins), continuando con lo que fue el final de “Thor: The Dark World”. De manera inteligente logran darle continuidad a este arco histórico pero resolviéndolo rápidamente para pasar a la trama central… la venida del Ragnarok, profecía del final de Asgsard.

En reiteradas entrevistas Hemsowrth y Waititi cuentan como entre ambos deciden eliminar todos aquellos elementos que hacen que Thor sea Thor, para poder crear algo nuevo y fresco dándole una personalidad más fuerte al Avenger que aún no encontraba su zona de confort… y evidentemente la encontraron. Afuera el martillo Mjolnir, la característica cabellera larga y el tono serio, para encontrarnos con un Thor completamente distinto, lleno de color y chistes por doquier. Porque si hay algo que tiene que entender el espectador antes de ver esta película, es que es una comedia por sobre cualquier otro género, casi un “buddy movie” con la inclusión de Hulk en buena parte de la película. Sin embargo, la catarata de chistes no quiere decir que no haya cosas importantes en juego, porque mientras largamos carcajadas, suceden cosas serias y de gran peso que dan forma a la historia y van a dejar grandes secuelas para la vida de los protagonistas.

Hablando de protagonistas, creo que la mejor forma de analizar el film, es haciendo lo propio con los personajes principales ya que todos tienen una gran personalidad y presencia en pantalla desde la que se explica la trama central.

Thor, el primero de la tríada esencial del filme, despojado de su solemnidad, toma un nuevo color dándole a Hemsworth la posibilidad de explotar su lado comédico sin perder de vista el costado épico del personaje, logrando unas espectaculares escenas de acción empujadas por el CGI y en especial por la imbatible “Immigrant Song” de Led Zeppelin.

Por su parte Tom Hiddleston vuelve a encarnar a Loki quién se volvió uno de los favoritos del mundo Marvel gracias a su presencia y carisma (recordemos la aparición con disfraz incluido en el Comic Con). Además es la segunda parte del tridente que lleva adelante la trama.

El tercero de la tríada, no es otro que Hulk (Mark Ruffalo) haciendo una aparición distinta a todo lo que se vio del personaje hasta ahora. Nos encontramos con un genial Hulk, que tomó el control sobre Banner y se mantuvo en ese estado por dos años, logrando hilvanar frases, hacer chistes además de ser el gladiador estrella del planeta Sakaar, donde es aceptado como nunca lo fue en la Tierra. Mark Ruffalo se adueñó del personaje a esta altura y es el que mejor logra complementarse con todos los Avengers en distintos niveles (Iron Man, Black Widow y ahora Thor). La primera escena en la que aparece para la épica batalla de gladiadores contra Thor hace de marco perfecto para introducirlo en esta comedia salpicada de acción. Vale la pena hacer un comentario aparte para Bruce Banner/Hulk, ya que por temas de derecho de autor con Universal Studios, Marvel/Disney no puede hacer otra película con el gigante verde como protagonista, pero hábilmente lograron meterlo en el resto de las películas del MCU (Avengers, Avengers: Age of Ultron) dándole trasfondo y profundidad suficiente al personaje de todas formas. Mucho de lo que vemos en Ragnarok se inspira en uno de los cómics más icónicos de Hulk: “Planet Hulk”.

Tessa Thompson como Valkyrie es una gran adición como uno de los personajes femeninos de esta nueva entrega, representando a la fuerza especial de las Valkirias de Asgard, haciendo de chica dura de a ratos y de la mejor compañera de Hulk durante su estadía en Sakaar.

Cate Blanchett como Hela, la Diosa de la Muerte está genial. Si bien el personaje en sí quedó un poco chato y le faltó un poco de desarrollo, la actriz australiana logró que no sea una villana que pasa totalmente al olvido gracias su gran talento y presencia ante la cámara, demostrando además la versatilidad para encarnar personajes de todo tipo (de todas formas para mi va a ser Galadriel eternamente).

Finalmente Jeff Goldblum como el Grandmaster, hace de… Jeff Goldublum y queda fantástico!!! El extravagante líder de un mundo de chatarra y peleas de gladiadores en una comedia con grandes elementos de los ’80. Otro de los grandes aciertos de la película.

Esta vez el párrafo aparte es para Taika Waititi, no es la primera vez que se encarga de dirigir a Thor, ya que lo hizo anteriormente en el mini “mockumentary” del Dios del Trueno en el que se lo ve viviendo con Darryl, su compañero de cuarto y mostrando su vida diaria con gente común, mientras los Avengers se muelen a palos en los eventos de Capitán America: Civil War. Waititi no solo le encontró un nuevo sentido y enfoque a la saga de Thor, sino que además encarna el rol de Korg, un amistoso guerrero que siempre aparece en el momento oportuno para cerrar un chiste en un marcado y agudo acento neozelandés que hace más efectiva aún la escena. Este probablemente sea un gran puntapié para lanzar al director a proyectos más grandes y ambiciosos de los que venía haciendo.

Para realizar un balance final de la película que esta rompiendo la taquilla, les puedo decir que es una gran comedia con buena acción y visualmente impactante. Se queda un poco corta con Hela como antagonista principal ya que no la desarrolla del todo bien, ni goza de unas líneas muy memorables siendo salvada por la presencia única de Cate Blanchett. Mismo caso para el personaje Skurge (Karl Urban) mano derecha por obligación de Hela, con participaciones poco relevantes y muy predecibles. Otra de las cosas negativas es el poco trato e importancia que le dan a la muerte de los hermanos de armas de Thor, con quienes comparte las dos primeras películas y cuyo arco histórico termina sin pena ni gloria a manos de la Diosa de la Muerte, perdiendo intensidad en lo emocional para ganar en lo comédico (que si bien fue un acierto de la película, en este caso restó).

Por el lado positivo encontramos innumerables cosas, empezando por conseguir los derechos de “The Immigrant Song” de Led Zeppelin para acompañar los mejores momentos de acción, siguiendo por la ya mencionada dinámica entre los actores, la química del trío principal que arman entre Thor, Loki y Hulk, el cambio de tono y el despojo de la esencia del Dios del Trueno para ver algo fresco y nuevo. El constante clima ochentoso con colores fuertes, desde los pósters publicitarios, el tipo de letras utilizados en los mismos y el constante manejo de música con sintetizadores en momentos de persecución. Todo esto hace que Thor: Ragnarok sea no solo una película más de superhéroes, sino en una gran comedia llena de acción y efectos visuales que te van a dejar una sonrisa por todo el tiempo que duran los créditos hasta las dos escenas “after credit”.


Easter Egg: Matt Damond, Sam Neil y Luke Hemsworth tienen un genial cameo representando a Loki, Odin y Thor respectivamente, en la obra de teatro del comienzo del film en Asgard. Si no están muy atentos, se lo pierden.

Director
Taika Waititi
Género
Comedia / Aventuras
Año
2017
Origen
USA
Idioma Orignal
Inglés
Puntaje
7.5/10